El 22 de agosto de 1968,   decidió abandonar los Beatles. Sintió que no estaba tocando bien  la batería . Pensó que  John, Paul y George eran realmente la banda y que él era un apéndice innecesario. Menos mal que volvió en los primeros días de septiembre. hace 50 años. 

En la Anthology, Ringo dijo lo siguiente:

“Sentí que no estaba tocando  muy bien, y también sentí que los otros tres estaban muy contentos y me sentí como  un extraño. Fui a ver a John, que había estado viviendo en mi apartamento en la plaza Montagu con Yoko desde que se mudó de Kenwood. Le dije: “Me voy del grupo porque no estoy jugando bien y no me siento querido . Yo estoy fuera y vosotros  tres estais muy cerca”. Y John dijo: “¡Pensé que eran vosotros tres!”

Y prosigue:

“Entonces fui a casa de Paul y llamé a su puerta. Dije lo mismo: “Me voy de la banda. Siento que vosotros  tres estais  muy cercanos y y estoy fuera de juego “. Y Paul dijo:” ¡Pensé que eran ustedes tres!

Quedaba George:

“Ni siquiera me molesté en ir a George entonces. Me dije: ‘Me voy de vacaciones’. Recogí la a los niños y nos fuimos a Cerdeña “.

Sin embargo, los otros tres siguieron grabando. La nueva sesión era de Paul  con “Back in the USSR”. Paul tocó la batería, la guitarra de George y el bajo John. Todo él solito. Más adelante hubo otros “recordings”

Ringo estuvo ausente dos semanas, pero los tres mantuvieron su abandono  en  sumo secreto. Mientras estaba fuera, Ringo embarcó en el yate de su “amigo” Peter Sellers por el Mediterraneo. Fue donde aprendió que los pulpos hacen sus propios jardines en sus guaridas. Por eso,  escribió “Octopus Garden”, que aparecería más adelante en el álbum ” Abbey Road”.

RINGO STARR Y EL DIA QUE DEJÓ A LOS BEATLES EN EL ALBUM BLANCO

Ringo cuenta:

“Peter Sellers nos había prestado su yate . Le dijimos al capitán que queríamos pescado y patatas fritas para el almuerzo, porque eso es todo lo que comimos, siendo de Liverpool. Y entonces cuando llegó la hora del almuerzo teníamos las papas fritas, pero luego había otras cosas en el plato. Él dijo: ‘Aquí está tu pescado y patatas fritas’. – ‘Bueno, ¿qué es esto?’ – ‘Es calamar’. – ‘No comemos calamar, ¿dónde está el bacalao?’ De todos modos, lo comimos por primera vez y estuvo bien; un poco gomoso. Sabía a pollo”.

Algo más que pollo:

“Me quedé en la cubierta con él y hablamos sobre los pulpos. Me dijo que pasan el rato en sus cuevas y recorren el fondo del mar en busca de piedras brillantes y botellas de latas para poner delante de su cueva como un jardín. Pensé que esto era fabuloso, porque en ese momento solo quería estar bajo el mar también. Un par de toques más tarde con la guitarra, ¡y tuvimos Octopus’s Garden!”.

RINGO STARR Y EL DIA QUE DEJÓ A LOS BEATLES EN EL ALBUM BLANCO

Aseguró que no echaba de menos a los Beatles:

“Descansé y las vacaciones fueron geniales. Sabía que todos estábamos en una etapa desordenada. No fui solo yo; todo estaba cayendo. Definitivamente me había ido, no podía soportarlo más. No había magia y las relaciones eran terribles. Llegaría a un mal lugar en la vida. Pudo haber sido la paranoia, pero simplemente no me sentía bien, me sentía como un extraño. Pero luego me di cuenta de que todos nos sentíamos como forasteros, y solo necesitaba que anduviera tocando para llevarlo a la cabeza”.

Unos  días más tarde recibe un telegrama de los Beatles. Es posible que los otros tres lo  necesitaran para el álbum blanco  . No podían llamar a otro batería. Se sentían en deuda.

RINGO STARR Y EL DIA QUE DEJÓ A LOS BEATLES EN EL ALBUM BLANCO

Ringo los contó en la  Anthology:

“Recibí un telegrama que decía: “Eres el mejor batería de rock’n’roll del mundo”. Ven a casa, te queremos “. Y entonces volví. Todos necesitábamos esa pequeña sacudida. Cuando volví al estudio, descubrí que a George lo habían engalanado con flores: había flores por todas partes. Me sentí bien conmigo mismo otra vez, superamos esa pequeña crisis y fue genial.”

Fue el 3 de septiembre de 1968.

Y para George Martin todo aquello fue un caos:

“Creo que todos se sentían un poco paranoicos. Cuando tienes una disputa entre personas, si vas a una fiesta y el esposo y la esposa han tenido una disputa, hay una tensión, una atmósfera. Y te preguntas si estás empeorando las cosas estando allí. Creo que ese fue el tipo de situación que encontramos con Ringo. Probablemente se sentía un poco extraño debido a la extrañeza mental con John, Yoko y Paul, y ninguno de ellos tenía la compostura que solían tener. Podría haberse dicho a sí mismo: “¿Soy yo la causa?”