se presentó así en la Fiesta de Vanity Fair, tras la ceremonia de los Oscars. Iba presumiendo de Adele. Y también advirtiendo que ya no habría nuevo álbum de Black Sabbath, que él estaba produciendo.