Una vez más Dave Gilmour ha querido dar sentido a a la increíble música de su viejo amigo Syd Barrett, fundador de Pink Floyd y el verdadero impulsor del sonido del grupo. La enfermedad de Barret propició la entrada de Gilmour, que desde el primer momento creyó haber suplantado a su amigo, robarle su grupo. Ese viejo complejo todavía lo tiene metido en su mente.

Por eso, cuando Syd aún no había caido en la locura permanente fue el único en ayudarle en sus dos únicos álbumes en solitario. Dos obras transtornadas por la locura. El segundo álbum apenas sin poder terminarlo Gilmour.

Gilmour, impulsó el álbum definitivo de la carrera del genio Barret. Una recopilación que estuviera lo imprescindible.

Ahora,  este álbum con dieciocho canciones de Barret, incluidas las geniales que hizo en Pink Floyd. Gilmour, con la ayuda de Damon Iddis y Andy Jackson, en los Astoria Studios trabajaron durante semanas para mejorar cinco de los temas de Barret. Con nuevas grabaciones. En otros, los han vuelto a mezclar.

Muy interesante el trabajo. Y, sopresa, sorpresa, se ha encontrado un tema inédito, perdido en las cintas analógicas. Un tema instrumental titulado Rhamadan', una obligación para los islamitas que siempre le llamó mucho la atención. La portada, naturalmente, la ha diseñado el genio Storm Thogerson, el diseñador oficial de Pink Floyd. Y la portada es una pequeña obra maestra.