fue el padrino en la entrega del premio al hombre del año, al ganador del Tour y medalla de oro en la Oimpiada, el inclito Wiggins, que se declara amante de