La familia de hizo pública ayer la causa última de la muerte de la cantante.

Su deceso se debió a una hipertensión arterial pulmonar idiopática que le llevó a una insuficiencia cardíaca.

La familia Cole explicó ayer jueves en unas declaraciones a Asociated Press, que Natalie, tras recibir un trasplante de riñón en 2009, fue diagnosticada con hipertensión arterial pulmonar, un rara enfermedad de los pulmones que genera dificultad para respirar, mareos, y a veces dolor de pecho.

Este es el comunicado de la familia:

“Cole respondió bien a los agentes específicos de la hipertensión arterial pulmonar durante muchos años, durante los que ella hizo muchos conciertos en todo el mundo, pero sucumbió a una insuficiencia cardíaca derecha intratable, algo que, lamentablemente, ocurre comúnmente en este trastorno progresivo”.

Como informamos en Plásticos y Decibelios, Natalie Cole, hija del legendario cantante Nat King Cole, falleció la pasada nochevieja, tras largos años de problemas con las drogas que la obligaron a someterse a un trasplante de riñón tras ser diagnosticada de hepatitis C.

Abajo la magnífica interpretación que ha hecho de “Inseparable” Aretha Franklin en su honor, este año nuevo en el Mohegan Sun Arena de Connecticut.