article-2284111-184469BD000005DC-777_634x461

Las dos chicas ganadoras

Asombra la información previa que manejaban los gurús del Hollywood Reporter. Sólo han cometido dos fallos, dos -igual que el año pasado- y ambos fueron digamos menores. The Race, la gran carrera de Ascott con “my fair lady” tomando el té con el profesor Higgins, no decepcionó en general. Hay cosas que sobra, en efecto, faltan otras, sin duda, nunca nos frustan del todo los presentadores, faltaría más… pero no hay quien pueda con este show de shows.

Cuando se mueve la maquinaria de la fábrica de los sueños en su fiesta anual para mirarse al ombligo y exhibirse en la alfombra roja, poco mas hay que añadir. No todas iban bien vestidas. Había horteradas varias. Hubo mucho play-ban pregrabado confundido con el directo en lo que quiso ser la noche mas musical de los últimos tiempos. Y en eso, Hollywood sólo puede ganar a Broadway.

Se habló, en mi opinión injustamente, de que sobrevolaba la sombra de los premios Tonys teatrales, que es la versión de bolsillo del mundo de Broadway a este gigantesco espectáculo. Los Tonys son más entrañables y mucho, mucho, mucho mas pequeños. Es lógico que así sea.

El mundo del teatro también se frota su obligo pero no trasciende mas allá de The Big White Way. La calle que abre la gran avenida blanca de Hollywood alumbra las taquillas del mundo entero. Ya no es sólo el honor y la gloria. Es lo que sobrevive a esa estatuilla dorada. En taquilla, en prestigio, en hacer tu próximo proyecto. Incluso a que no te vuelvan a contratar porque se te ha subido al coco y te lo crees.

La muy decepcionante actuación de Seth MacFarlane, sólo te cabrea al principio. Cuando no conecta con los que lo vemos y escuchamos a distancia siempre mal traducido. Habla y actúa para sus coleguís. Los demás, a esperar que da de si el suspense de los premios y en este año especial, el gran circo del gran show del musical de musicales.

Los premios coincidieron con las quinielas en casi todos los casos. Los de la bola de cristal deben tener buenos infiltrados. En la que publiqué en mi blog, sólo dos fallitos; mejor guión adaptado que fue para “Argo” cuando aseguraban que se lo llevaría “El lado bueno de las cosas”. Y en la peli de animación se equivocaron menos: ganó un Disney en lugar del otro Disney. Pero todo queda en casa.

Y para mi todo el relieve para la parte musical. Siendo como soy un “musical lover” que además forma parte tan importante de mi vida personal y profesional, fue una gozada. Me dio igual que Shirley Bassey desafinara al principio de su maravilloso “Goldfinger”. La maravillosa estrella de los 60 tiene 75 años y quien tuvo retuvo. Llega un momento que no solo se le perdona, sino que está por encima de cualquier mal.

Lo mismo que la gran Streisand, inmensa en tres o cuatro tonos mas bajo de su maravillosa voz, pero llena de estrellitas a su alrededor. Pero que tiene 71 años! Es un halo especial que tienen las enormes divas. Su homenaje al gran Hamslish fue emocionante, con una de las mejores canciones jamás escritas para el cine: “The way we were”.  Barbra siempre será lo que fue. Al tiempo, yo le hice al compositor, que murió hace unos meses, mi propio homenaje porque no olvidemos que escribió también uno de los mejores musicales de la historia “A choros line”.

Y lo del petardazo final de la primera Dama de The White House, de lo mas discutible. Una miss Obama con un flequillo sospechoso de tapar botox? No se lo que diríamos en estos pagos si a los de la ceja se les ocurre que la entonces primera Dama de Zapatero hace lo propio en los Goyas. Ya se que no hubieran atrevido. Y como dijo con mucha coña Jack Nicholson, a ver quien le lleva la contraria a esta señora.

Y, en fin, muy mejorable la retransmisión de Canal +. Barullo de voces, traducción casi imposible, chascarrillos que sonrojaban, tópicos sobre la alfombra roja tan contados mil veces, y todo muy personalizado. Con el añadido insufrible de los tuiteros, que ahora no faltan en cualquier presentación que se precie, al querer ser ingeniosos a toda costa y precio para tener tres segundos de gloria. O sea.

EPILOGO: DANIEL DAY-LEWIS ES EL PRIMERO EN GANAR 3 GRANDES.

Se me queja un lector de que Mike Nicholson ya tiene 3 , por lo que yo me equivocaba al afirmar que si ganase Day-Lewis no haría sino empatar. Pero hay una pequeña gran diferencia que hace que sea una verdad a medias. Nicholson tiene en efecto, 3 estatuillas. Pero dos por actor principal y un por secundario. Y querido amigo, no es lo mismo. Nicholson ganó el primero por “Alguien voló sobre el nido del cuco”, luego un secundario por “Terms of Endearment” y finalmente el tercero por “Mejor, imposible”. Y otra cosa a su favor: es el actor mas nominado de todos los tiempos: 12 veces. Sólo le gana Merryl Streep creo que con 13.

Sin embargo, Day-Lewis ganó las tres veces por papeles principales. “Mi pie izquierdo”, “Habrá sangre” y el Lincoln de este años. Sólo le gana otra gran, gran actriz: Katharine Hepburn: 4 Oscars. Aunque en uno de ellos lo compartió con Barbra Streisand. Hepburn por “El león en el invierno” y Barbra por su debut en “Funny Girl” . Fue la primera vez que se producía ese empate entre dos actrices. Aunque ya en el 32 pasó lo mismo entre Fredic March- por “Jekill and Hyde”- y Wallace Beery por “El campeón”. En aquel tiempo se votaba casi nominalmente y les separó un voto a favor de March. Pero como era un caso insólito, se  consideró que era un empate técnico.

Por cierto, el gran Day-Lewis estuvo sembrado en su discurso al recoger el premio. No esperaba menos de él.

EPILOGO 2 : EL EFECTO MACFARLANE SUBE LA AUDIENCIA

Ya se están manejando las primeras cifras del show. Funcionó el efecto MacFarlane, sobre todo entre la audiencia mas joven. Se cree que podría llegar a los 40 Millones de espectadores, muy cerca de la mejor marca del 2.004. También la alfombra roja batió su propio récord, lo que prueba que en todas partes cuecen trapos. La gran franja de audiencia estuvo entre los 20 y los 40 años.

Y ya hubo quejas de los colectivos “insultados” por el sosito presentador que se atrevió a cantar a las “teticas” de Kate Winslet en su “incorrecta” visión de sus boobs.

Los latinos también tuvieron sus razones cuando nos insultó por los acentos de The Bardems y Salma Hayeck. Lo de Salma parece increíble para una chica joven y guapa que vive en Hollywood desde hace tiempo.

Los judíos no se quedaron atrás. Seth les acusó de dominar todos los hilos de Hollywood, cosa bien sabida desde siglos ha. Igual que mueven los de Broadway y la música en general. No se a que viene ese enfado por un hecho irrefutable. Me recuerda a este país con las quejas injustificadas sobre la noche de los Goyas. Son todos iguales.