Eric Clapton se descolgó con que Freddie King era su mayor ídolo de todos los tiempos. Como hombre de “blues y guitarrista”. Y lo demostró en su álbum Layla, al incluir una versión de este soberbio tema, que es el parangón sublime de un excepcional guitarrista, que hoy hace justo 40 años desaparecía del mundo , por culpa de un úlcera de estómago. Sólo tenía 42 años.