Una vez terminado el tórrido e insoportable verano madrileño del año 1999, con temperaturas inaguantables,  que no se habían producido desde el año 1942, la compañía española Universal preparó una ofensiva de “marketing” , con la edición especial de un disco de , que hoy día es objeto de culto y difícil de encontrar ,relativamente.
Se trataba de un doble CD , al que pusieron el nombre “genial” de “Demis Roussos , en español; Por siempre y para Siempre”, que por supuesto contenía esa canción y,desde luego, también temas inolvidables para la celtíbera musical como el famoso “Mañanas de Terciopelo” , la canción del “triki,triki,triki, con el que Roussos incluso se atrevió a hacer una letra para el himno nacional hispano.

article-2621526-1D9FE63700000578-700_634x788-460x572
Pobre envite español de la compañía Universal, porque el año anterior se había publicado en otros países, “The Phenomenon” , una caja de 4 CDS , con canciones y recuerdos muy seleccionados de Demis Roussos . Una visión muy precisa de los últimos 30 años de carrera del cantante de Alejandría.
En aquella caja única , se encontraban joyas como “Thousand years of wondering”, un tema escrito cuando ni siquiera había entrado a formar parte del grupo de Vangelis, Aphrodite´s Child.

aphrodites child FOTO
Y todavía algo más sorprendente, una canción y varios esbozos del intento de escribir una ópera sobre Homero. Hay un DVD también en la caja en que ahora revisada te deja petrificado una recreación melodramáticas de su “Race to the end” (“Carrera hacia el fin”). Esta caja si que es actualmente casi imposible de encontrar.

EL DINERO, EN EL BOLSILLO.

Pero Universal España iba a los suyo. La ofensiva de marketing incluyó una visita de Demis Roussos. Como el artista griego ya no tenía contrato con la compañía discográfica, se negó a venir a nuestro país, a menos que Universal pasara por caja.
Así que una mañana otoñal de 199, el enorme Roussos llegó a Madrid , en vuelo directo procedente de Atenas. Una modesta “limousine” Mercedes con chófer le esperaba en el aeropuerto. Una vez recogido el equipaje, el coche se dirigió hacia el hotel Palace, su hotel favorito y el que ,naturalmente, había pedido como pacto de su viaje a Madrid.. Pero con su cheque en un sobre de Universal que le acababan de dar, Demis obligó al chofer a parar en el banco que ponía el cheque.

Demis-Roussos-MAIN

La parada fue en plena calle de Capitán Haya. Era indescriptible ver a ese enorme y voluminoso Demis surgir del Mercedes , irse hacia el banco y volver con un fajo de billetes. Exactamente, 25.000 dólares, lo que había acordado con la compañía si querían que hiciese promoción en nuestro país. Demis pasó a contar ya dentro del coche, uno a uno cada billete que le habían dado en el banco.
Demis protestó cuando se enteró que no le tenían preparada una “suite” en el hotel Palace .Se tenía que conformar con dos “junior suites” ; una para él y otra para que sirviera de acomodo para realizar las entrevistas de promoción. Una vez inspeccionadas las dos “junior suites” , Demis se quedó con la que le parecía más cómoda y más grande.

1422275799_demis-roussos
Y, a continuación, sin solución de continuidad, como eran ni las dos de la tarde, exigió ir a Casa Lucio a almorzar , “el mejor restaurante de Madrid” para su epicúreo gusto. Su obsesión por la comida le hacía pasar por estas necesidades. Lucio le reconoció, porque Demis había estado más de medica docena de ocasiones en el restaurante , siempre que hubiera estado en Madrid. Lucio le trató bien, en un lugar preferente y , a continuación, en un casi perfecto castellano , Demis empezó a pedir por esa boca: Primero angúlas de Bilbao, estaba obsesionado con ellas, per0 , claro, para que pudiera quedarse medio satisfecho, necesitaba bastantes. Quizá medio kilo. Luego, pidió sus huevos fritos con patatas de Lucio. Más adelante , un chuletón , el más grande y ,para acabar, arroz con leche, todo ello regado con dos botellas de vino del mejor Rioja.

32aa07282b00

Para las standards típicos de aquellos días de las compañías de discos, la factura pesaba como la de todo un grupo de cuatro componentes. A pesar de que había publicado su libro en francés, ya que vivía en los años ochenta en París, “Maigrir et reste mande” o “”Question de poids” , el gran Demis se había pasado la dieta por el forro de sus enormes pantalones, a la salud de Lucio y de Madrid.

LOS ARROCES DE LA NOCHE.-
Naturalmente, el bueno de Demis necesitaba una siesta. Volvió al hotel Palace y descansó unas horas. En cuatro horas, no salió de su “junior suite”. pero sobre las ocho de la noche, dijo que volvía a tener hambre . Quería ir a un restaurante muy cerca del Palace , en una calle pequeña, pero que no se acordaba del nombre, donde le hacían un arroz muy especial. Era el restaurante Paradis, en uno de los costados de Las Cortes. Su cena fue ovípara en pescado y arroz, pero “más suave” que el banquete de Casa Lucio. Aparentemente, volvió al hotel y no volvió a salir. A la mañana siguiente, desde la nueve de la mañana , tenía que soportar toda una batería de entrevistas, con toda clase de medios. Demis se quejó a media mañana de que siempre le preguntaban lo mismo, pero se le iluminaban los ojos cuando algún entrevistador con conocimientos de música le preguntaba por sus Aphrodite´s Child. Se convertía en otra persona.

Roussos260115
En aquel año, Demis Roussos había perdido mucha ilusión por la música. Decididamente, porque su último disco en estudio, titulado “Mon Île” , publicado dos años antes, había sido un fracaso y eso le obligó a dejar París y volver a su hogar, Atenas. Por eso, en varias respuestas , contestó que estaba más interesado en el cine, por el momento, aunque también aseguraba que casi tenía terminada una ópera. Siempre sonría cuando se enorgullecía de informar que había vendido más de 40 millones de discos, a lo largo de su carrera. Y la respuesta más significativa:
-¿Que le hubiera gustado ser ?.
-Cocinero o Jefe de Cocina.
No quería hablar de política y aducía que “el paro está organizado para que los países ricos se coman a los pobres”. A cada día , Demis trataba de demostrarse que era un buen cristiano ortodoxo . Cada día le gustaba más cantar en iglesias ortodoxas griegas.

images (36)

HISTORIAS DEL FUTURO.-

El tercer día de Demis Roussos acabó por la mañana en Telecinco, grabando sus “mañanas de terciopelo, con su “triki,triki,triki” y toda su bondad con una voz maravillosa. Por la tarde, tomó el avión de regreso a Atenas. No creo que haya vuelto jamás Casa Lucio, al hotel Palace, ni siquiera a Madrid, pero tampoco lo puedo asegurar.
Pero atrás dejaba una maravillosa personalidad, un carisma excepcional, una inteligencia natural , sorprendente y su absoluto y maravilloso sentido epicúreo por la vida. Tal vez por ello, según cuenta su hija Emily , no se enteró hasta el mes de abril del año pasado que tenía un descomunal cáncer de estómago, que le había traspasado al páncreas e incluso el hígado. Demis jamás iba al médico, apenas se hacía análisis clínicos. Sólo disfrutaba de la vida , del amor todo lo que podía, apasionadamente. Como si fuera el mejor alumno de la diosa de la cocina Hestia. Cuando no tuvieron más remedio que hospitalizarle, puso a la venta su paraíso ateniense , en las colinas de Voula, a 30m kilómetros al sur de Atenas. Una mansión maravillosa con una terraza increíble con vistas al mar. La quería vender vender por casi dos millones de euros, pero no sé si la acabó vendiendo.

nemo1-1
Mientras escribo, escucho y me emociono con su voz del universo,de un Zorba del espacio, deificada por su compañero Vangelis en Aphrodite´s Child. Se trata de uno de esos asombrosos temas llamados “ Tales of Future” y también “Memories of Green” , que se incluyen en la banda sonora de la película de Ridley Scott, “Blade Runner” . Es un maravilloso recuerdo de una voz única.