creedence-clearwater-revival-4f62326e28555

Los duraron poco para todos los elepés que hicieron.

Tuvieron una asombrosa facilidad para hacer buenos discos, en gran medida gracias a la inspiración de su cantante, guitarra y líder .

En 1968 el grupo publicó su prometedor debut. Y 1969 vio la aparición de 3 álbumes nada menos, y a cual mejor. Poco después de publicar “Willy & The Poor Boys”, comenzaron a grabar su quinto LP “Cosmo´s Factory”, pienso que su apoteosis musical. Un disco de rock and roll prácticamente perfecto.
El disco se tituló así por la habitación en la que ensayaban los Creedence al principio, y en la que los miembros del grupo, con la salvedad de Doug “Cosmo” Clifford, no paraban de fumar. Doug comenzó a llamarla “The Factory”, por todo el humo que de allí salía.

credece_clearwater_revival_cosmos_factory1
“Cosmo´s Factory” contiene un poco de todo, y todo bueno:

“Ramble Tamble”. Una canción larga para abrir, pero nada aburrida. Podríamos casi definirla como rock & roll progresivo. Un corte flexible y dinámico en el que demostraban ser algo más que un simple grupo de singles, que por eso les tenía la inteligencia musical de la época (absurdamente).

john-fogerty

Y la enlazan con “Before You Accuse Me”, un viejo número poderoso de blues de Bo Diddley.

“Travellin´Band” no es sino el viejo Little Richard bien entendido y modernizado, a toda pastilla y con metales. Un single de rock and roll sublime que unen con naturalidad al sonido Sun Records de “Ooby Dooby”. Hasta aquí el disco es vibrante, te deja sin resuello.

La cara A se cierra más pausadamente con “Lookin´At My Back Door”, un medio tiempo country muy efectivo (abajo se puede escuchar), y el swamp-rock de “Run Through The Jungle”, sinuosa y oscura, deudora del gran Slim Harpo.

“Up Around The Bend”, abriendo la cara 2, es un tiro, una auténtica pasada. Sobre todo por su majestuoso riff. Una de las mejores “fuertes” con el sello Creedence.

Creedence File Photos

Y más Sun en “My Baby Left Me”, rockabilly clásico que el grupo sabía reinterpretar con enorme naturalidad, casi como si fuera una composición propia

Como contrapunto tranquilo, la canción protesta anti-bélica “Who´ll Stop The Rain”. Un medio tiempo cuasi folk muy popular, grabado con anterioridad al resto de canciones a finales de 1969.

Y llega la prueba de fuego: los más de 11 minutos de “I Heard Through The Grapevine” de Motown. Un corte que nunca me cansó y no creo que lo haga nunca. Ahora podríamos hablar casi de “soul progresivo”. Los Creedence respetan mucho la melodía original de la canción, pero le meten acertados solos instrumentales.

Para cerrar el disco, otra muestra de negritud, una balada soul en la línea de Otis Redding. La placidez de “Long As I Can See The Light” sirve para poner broche de oro a un álbum en el que los Creedence demostraron ser maestros del material que manejaban. Las versiones se adaptan a los originales como un suave guante puesto que, en el fondo, la misma cosa son.

“Cosmo´s Factory” fue la cumbre de Creedence Clearwater Revival. Es uno de los mejores discos de rock que se han grabado e indispensable para entender el rock de finales de los 60.

El disco se editó en julio de 1970. Justo hace 43 años.

Por desgracia, a partir de ahí comenzó la cuesta abajo. En ese mismo 1970 sacaron “Pendulum”, bastante bueno, y luego… Tom Fogerty se fue del grupo y la democracia mató a Creedence en “Mardi Gras”. Clifford y Stu Cook eran magníficos músicos pero mediocres cantantes y compositores.