Muy gordo, pero feliz, Mick Taylor hizo una interpretación de ‘Midnight Rambler' de Let it Bleed, francamente, formidable. Se le vio muy feliz de volver con los Stones.