Estos demonios con esas chicas representan la reaparición de James Morrison, que ha tardado mucho en preparar su cuarto álbum, que todavía no tiene nombre. Este es un adelanto.