Un 1 de septiembre de 1952, Atlantic Records compra a Springtime Records el contrato de Ray Charles. Se puede decir que es el fichaje más importante de la historia de Atlantic. Hasta entonces el artista se movía en el estilo más suave de Nat King Cole y Charles Brown. A partir de ese momento, la carrera de Charles despega hacia números de R&B y soul primigenio. Arriba su inmortal “What I´d Say”.