Al menos, Pink Floyd han tenido la dignidad de devolver la innoble acción que cometieron con el gran violinista francés Stephane Grapelli, que desafortundamente murió hace ahora casi cinco años.

En 1975, en aquellas drámáticas sesiones del Wish you were here, como toque de distinción, a Roger Waters se le ocurrió llamar a Grapelli para que hiciera un sólo de violín y unas contestaciones en la segunda parte del tema. Wish you were here' estaba pensado como un tema country.

Es cierto que el trabajo de Grapelli no pegaba mucho con el tema, pero su intervención fur  formidable, maravillosa. La culpa no era del violinista. En la versión original de Wish you were here', a Grapelli no se le oye en la mezcla final. Como decía Waters fue un insulto para el músico.

Han psado 31 años y en las nuevas ediciones de los discos de Pink Floyd se ha recuperado la pista de Grapelli y se le oye perfectamente en el nuevo ‘Wish you were here'.

Otras de las novedades interesantes que he escuchado es una magnífica primera versión de ‘The Great gig in the sky' del gran Rick Wright, el odiado por Waters, cuando musicalmente era el mejor, como lo demuestra en una maqueta primeriza de ‘Us and Them'.

En septiembre, nos invadirán con Pink Floyd.