Billy Bragg

Billy Bragg con Mick Jones de The Clash al fondo. Jail Guitar Doors, 2007.

Johnny Marr, ex Smiths, David Gilmour de Pink Floyd, Ed O´Brien y Philip Selway de Radiohead, entre otros artistas, han firmado una carta abierta, publicada por The Guardian, para que personas privadas de libertad puedan tener acceso a instrumentos musicales.

Esta petición deriva de la “iniciativa independiente” Jail Guitar Doors (título de una canción de The Clash) de 2007 del cantautor Billy Bragg, para proveer de instrumentos a los reclusos de cara a su rehabilitación.

La carta protesta directamente contra el veto a las guitarras en la cárcel del ministro de justicia británico, Chris Gayling, como parte de los cambios del gobierno en la política penitenciaria que fue aprobada el pasado otoño.

Radiohead

Radiohead

Esto es lo que la carta expone:

“Como músicos, nos ha preocupado saber que se ha prohibido el uso de las guitarras con cuerdas de acero en las cárceles. Creemos que la música tiene un papel importante que desempeñar para establecer el proceso de rehabilitación de los presos. Sin embargo, esta capacidad se verá afectada seriamente si los reclusos no pueden practicar entre las sesiones de grupo.”

“Ha habido un aumento preocupante en el número de suicidios desde que se introdujo esta decisión. Desde octubre de 2013, cuando se informó de sola muerte, se han producido un total de 50 suicidios, más del doble de la cifra del mismo período del año pasado.”

“Nos gustaría saber si los recientes cambios en el tratamiento a los reclusos – que incluye restricciones a los libros y las guitarras con cuerdas de acero- podría estar en la raíz de este fuerte aumento de muertes.”

Una iniciativa y una carta que podrían haber estado firmadas por Johnny Cash de haber estado vivo. Cash tocó en numerosas ocasiones ante los presos de San Quintín o Folsom, y cuando les cantaba lo hacía como su fuera uno de ellos.

Los 12 músicos firmantes han afirmado que de nada sirve que el gobierno promocione las guitarras con cuerdas de nylon, impracticables para muchos presos hechos a la técnica, distinta, de las cuerdas de acero. Los músicos quieren conocer los motivos exactos del veto a las guitarras de cuerdas de acero.

A los músicos citados más arriba se suman Speech Debelle, Richard Hawley, Scroobius Pip, Guy Garvey de Elbow, Seasick Steve, The Farm y Sam Duckworth.

El parlamentario laborista, Kevin Brennan, ha dicho que planteará algunas de estas cuestiones esta semana en el Parlamento británico:

“Cuando algunos presos me escribieron contándome cómo gastaron sus salarios de la prisión para comprar guitarras que ahora han sido prohibidas, pensé que el gobierno tendría alguna razón real para este cambio. El ministro de prisiones ha admitido que el aprendizaje de la guitarra es bueno para la rehabilitación, así que es desconcertante por qué podría querer socavar su rehabilitación con esta política arbitraria de cuerdas de guitarra.”

Los músicos siempre por encima de los políticos. Una iniciativa generosa la suya, que no debería ser desoída por los padres de la patria británica.

david-gilmour

David Gilmour