Rara foto de Paul, Linda y Michael, en la época que grabaron The girl is mine, en Thriller

Hoy se  cumplen treinta años y cinco de la publicación  deThriller” de , el álbum más popular del mundo.

Una cascada de sorprendentes canciones, con una turbulenta y fantástica producción que llegó hasta cambiar la forma de grabar canciones y como administrarlas con la imaginación.

Hechos. Thriller generó siete “singles” de éxito, consiguió ocho Grammys y vendía un millón de copias cada semana, en el año 1984, a pesar de que se había publicado a finales del año 1982.

Pero no vamos a contar lo que se sabe. Todo lo contrario. Vamos a tratar de penetrar en ese mundo secreto de “Thriller”.

Se lo pregunté hasta el mísmísimo Quincy Jones. ¿Es cierto que el álbum se entregó con el plazo cerrado, porque Michael Jackson llegaba tarde a las sesiones todos los días?.

Y Jones casi me mira como si estuviera loco y me responde que llegaba incluso antes que el mismo al estudio y que tampoco tenía prisa por irse. Nunca.

Me contó que sí, había que pinchar la voz de Michael un millón de veces, obsesionado por su perfeccionismo, pero que Michael cantaba siempre sin tener un atril delante del micrófono. Las letras siempre las cantaba de memoria.

Todo el álbum se grabó en el estudio  Westlake de Los Angeles, en el Beverly Boulevard, porque decía Michael que le daba suerte. Sólo he grabado una vez allí, porque es muy caro. No hay presupuesto que lo permita.  Quincy Jones alquiló el estudio, el increíble Studio A, desde abril  hasta noviembre de 1982. Dicen que el disco costó más de un millón de dólares de aquella época, más que el adelanto de dinero que le correspondía a Michael por contrato. Pero es que era maravilloso aquel estudio, con 60 canales de la mágica mesa Neve, una sala mágica y una cabina perfecta.

Hay muchas cosas que contar sobre las canciones que incluye “Thriller”. Se inicia con ‘Wanna be startin something', en el que Michael habla y no de buen grado sobre las esposas de sus hermanos. Todo el ritmo, buena parte del mismo, se le ocurrió a Michael en una pequeña “drum machine”, llamada Univox, que poco se utilizaba, aunque también suena la famosa 808 de Roland, que puso de moda Michael. Todavía no sabemos lo que Michael Jackson tuvo que pagarle a Mano Dibango, el maravilloso artista camerunés, ya que Michael robó muchas cosas de su “Soul Makossa”. Por ejemplo: “ma-mako, ma-ma-sa, mako-mako ssa”. Igualito, igualito.

Siempre nos sorprendió el sonido de la batería de John Robinson, en ‘Baby be mine'. Pero es que el batería tocó en una especie de plataforma , tres metros por encima del suelo. Muchas veces, Michael cantó desde esa misma plataforma y el sonido era diferente.

El álbum se empezó a grabar precisamente el 14 de abril de 1982 y el primer tema con el que comenzaron fue ‘The girl is mine', el dueto que había escrito con Paul Mc Cartney. Paul se sabía muy bien como grabar su parte, pocas semanas después. Llegó acompañado de Linda y grabó  en muy pocas tomas. Michael, con esta canción, empezó a grabar su voz  siempre con el estudio absolutamente a oscuras. Odiaba la luz. Michael y Paul se llevaban muy bien. Luego, Michael le traicionaría al comprar todo el catálogo editorial de las canciones de los Beatles. En la actualidad, todas esas canciones son de propiedad editorial de los japoneses de Sony. El tema fue fácil de terminar y salió como primer single, como adelanto de “Thriller”. Fue la primera canción en la historia de la música de amor interracial. La ponían las emisoras de música blanca y también las emisoras de música negra.

Quincy Jones siempre consideró al músico inglés Rod Temperton como un soberbio compositor. Se lo había demostrado anteriormente con “Off the wall”. En principio, la canción ‘Thriller' no se llamaba así. Además, Rod se la iba a dar a su grupo inglés Heatwave, en el que era líder. Además, siempre pensó en Sherlock Homes. El sonido del lobo fue el de un perro  gran danés llamado Max.

Se pensó en principio , en Alice Cooper para hacer la parte del rap, pero Quincy conocía a Vincent Price, gracias a su mujer de aquellos días, la actriz Peggy Lipton. Y Peggy convenció a Vincent, que se quedó muy extrañado de la característica de la canción.

Para grabarse el sólo , espectacular sólo de ‘Beat it', Eddie Van Halen tuvo que hacerlo en otra sala , en el estudio B, porque Michael y Quincy todavía trabajaban en el estudio A con ‘Thriller'. Eddie tocó a tal volumen de decibelios, que no fue Bruce Swedien, el ingeniero habitual de Quincy, el que grabó el sólo. Eddie tardó muy poco.

Llegamos a ‘Billie Jean', la obra maestra del álbum. Es la canción más personal que Michael ha escrito nunca. El rimo es suyo, de una maqueta de casa, en su estudio, todavía en casa de Sus padre. La letra habla de cuando Michael estaba en su casa anterior, en Havenhurst y una chica se coló por encima de la valla y quería bañarse en la piscina. Por supuesto, los guardias de seguridad la atraparon. Más tarde, la chica demandó a Michael por haber sido el causante de su embarazo. Pero es que tuvo gemelos. Algo ridículo. Jamás le gustó ‘Billie Jean' a Quincy. Decía que la gente se confundiría con la tenista Biellie Jean King y que mejor que se hubiera llamado Not my lover. Michael siempre quiso la perfecta canción. Se dice que la canción se mezcló hasta noventa y una vez. Al final, Michael Jackson se quedó con una de las primeras mezclas. Al parecer, la tercera.

Steve Porcaro es el causante de la gran canción que era ‘Human nature'. El líder y guitarrista del grupo Toto la había compuesto y esquematizada, con la ayuda del gran teclista y programador John Bettis. Toto siempre trabajaban en el estudio Westlake. Quincy siempre dijo que esta es la canción en que mejor canta Michael, porque es un tema muy diferente en estilo a todos los demás.

A Quincy siempre le gustaba tener un protegido. Se creyó que con James Ingram tenía al gran y nuevo Ray Charles. Ingram escribió esta canción, pero no tenía mucho talento. Casi era una imposición de Quincy. Es la actriz Lily Tomlin la que hacía de operadora. Todo el tema estaba programado por el gran teclista Michael Boddicker. La utilización del vocoder Roland de aquel tiempo ha dado paso a la maravilla del “auto tune” de hoy día. Con él, hasta los que desafinan, mejoran.

‘The Lady in my life' tiene varias versiones. La final de “Thriller” es la última que se le ocurrió a Rod Temperton. Así que cuando estuvo listo,  Rod llegó a Westlake con todo escrito, perfectamente acompasado. Escrita musicalmente, con partitura, incluso en arreglos. Eso a Quincy le gustaba. A Michael, que no era muy de partituras, le desconcertaba, pero siempre era positivo en la creación.

No se incluyeron en “Thriller” canciones como ‘Carousel', de Michael Sambello (el de “Maniac”), ‘Nite light' de Glen Ballard, ‘Trouble', del compositor de Tina Turner, Terry Britten y otra canción de Rod Temperton, titulada ‘Hot Street'. tampoco Michael quiso incluir finalmente su tema ‘Starlight'.

El álbum lleva vendidos hasta la fecha 58 millones de copias y sigue sumando. Y menos mal que  era “una de miedo”.