Una demanda presentada por el productor contra los herederos de y su compañía discográfica sobre los royalties de algunos de sus mayores éxitos puede ir a juicio.

Michael Stern, juez del Tribunal Superior, ha dicho que será un jurado el que deberá decidir sobre las numerosas disputas contractuales sobre si se le debe dinero al productor y factótum de tantos éxitos.

El productor de incalculable valía – colaborador de Louis Armstrong, Frank Sinatra, Nat King Cole, Billie Holiday, Aretha Franklin y Ray Charles, sólo por citar los más grandes- ha recordado “volverse loco” cuando supo de la muerte de Michael Jackson. Ambos grabaron juntos “Off the Wall”, “Thriller” y “Bad”, la trilogía insuperable del “rey del pop”.

Quincy demandó a sus herederos y a Sony Music Entertainment en 2013, pidiendo 10 millones de dólares por el impago de regalías. Alega que los acusados reeditaron canciones del filme “This Is It”, y un par de shows del Cirque Du soleil privándole de royalties y derechos de producción.

También busca que se le de crédito en la película que utilizaba imágenes de los ensayos finales de Jackson para sus planeados 50 conciertos en Londres.

El Michael Jackson Estate y Sony Music han negado haber actuado mal y han buscado que el caso sea desestimado.

La popularidad de la música de Jackson se disparó después de su muerte en verano de 2009. Súper éxitos como”Billie Jean” y “Do Not Stop ‘Til You Get Enough” se encuentran entre las canciones de las reivindicaciones de Jones.

La demanda de Jones afirma simplemente que los contratos firmados obligan a herederos y discográfica a llamarle para que sea él el primero para reeditar o remezclar las canciones, en parte para proteger su reputación como productor de prime orden en el mundo de la música pop.