Hay una sóla causa y varias causas por las que Quincy Jones, en diferente entrevistas con los medios ha provocado un escándalo. La principal es que quiere vender suu película de Netflix, al precio que cueste.

Es cierto que a su edad puede decir lo que le venga en gana, pero decir que los Beatles son los peores músicos de la historia, ya se está retratando y deja de tener razón o que le presten atención.

Me resulta muy triste que se convierta, finalmente, en un bufón, un productor al que he respetado hasta la saciad y que  siempre se portó muy bien conmigo. Incluso se escuchó casi entero el primer disco de Azul y Negro para ver si le interesaba para su sello QWest. Me dijo que ya tenía a la Yellow Magic Orchestra en ese estilo. Y  era la verdad.

Pero ahora llega a decir.“Los Beatles on los peores músicos de la historia”

Así se lo contó el estadounidense a la revista neoyorkina  Vulture, una sección musical del  New York Magazine, la revista que tanto le gusta y a la que está suscrita a la posible presidente de Catalunya, Elsa Artadi  .

Quincy Jones está de promoción y tiene que vender la “burra” de un nuevo documental de Netflix, que se estrenará el próximo mes coincidiendo con su 85 cumpleaños.

“Eran unos malditos que no sabían tocar. Y Paul McCartney el peor bajista que había escuchado jamás”, le dijo al periodista David Marchese.

Se descalifica absolutamente o ha perdido la memoria.

Aunque la peor opinión la guardó para Ringo Starr: “¿Ringo? Ni me hables de él”.

Quincy  había hecho  los arreglos de “Love Is a Many Splendored Thing”, incluida en el disco Sentimental Journey, el debut en solitario de Starr en 1970.

Curiosamente , elogió a Cream, de  Eric Clapton en los sesenta. Incluso  el movimiento tropicalista o Tropicália, representado en Brasil por Gilberto Gil y Caetano Veloso a fines de esa década, y la habilidad para la guitarra del cofundador de Microsoft, Paul Allen.

Pero fue solo un paréntesis. Quincy Jones continuó con su retahíla de críticas, primero contra la banda irlandesa U2.

“Quiero a Bono  con todo mi corazón, pero le mete demasiada presión a la banda por culpa de la política “

Y luego arremetió contra Michael Jackson, uno de los artistas con los que más trabajó y quien con su álbum Thriller le dio ocho de los 27 premios Grammy que ha ganado en su carrera.

Le importaba todo un pito con tal que vean su película en Netflix.

Sin embargo, cuando el periodista del New York Magazine le preguntó si alguna de sus producciones tuvo  malos resultados, Jones fue tajant:.

“¿Pero de qué cojones  hablas?. Nunca tuve ese problema. Todos eran grandes éxitos”.

Miente como un bellaco. Uno de sus últimos fracasos fue gastarse milllones y millones en el cantante James Ingram y fue algo espantoso.

Además, miente como un bellaco.