Robin sabía que iba a morir desde que le descubrieron el mismo cáncer de colon que también le costó la vida a su hermano gemelo Maurice , -treinta y cinco minutos más joven que él- , y que muríó con 53 años en una mesa de operaciones en Miami , en enero de hace justo quince  años.

Y de los cuatro hermanos Gibb…. ya sólo queda uno. Curiosamente, Barry, el mayor, el autentico líder de los Bee Gees, que ha permanecido en la cabecera de su hermano Robin hasta su muerte. La primera tragedia llegó con Andy, el más pequeño, que fue el primero en morir ahogado en alcohol y cocaína, en marzo de 1988, cuando sólo tenía 30 años.

Gibb nacío en Isle of Man, pero meses después fue llevado a Australia para comenzar una nueva vida, tenía 9 años cuando formo junto a sus hermanos Bee Gees con quienes lanzaron el álbum debut “Barry Gibb & the Bee Gees Sing and Play 14 Barry Gibb Songs”, l

Familiares y amigos de Maurice Gibb realizaron  un funeral privado en una capilla del balneario de Miami-Beach, donde vivía el músico, alejados de la prensa y de los curiosos.
La ceremonia tuvo lugar en la Riverside Funeral Chapel. Unas 300 personas asistieron al funeral, entre ellas la estrella del pop Michael Jackson, vestido con chaqueta azul.


Barry y Robin Gibb  siempre cuestionaron el tratamiento médico que se dio al músico en el hospital de Miami-Beach.

Se cometieron errores, se perdió tiempo, tiene que haber un responsable y éste tendrá que rendir cuentas por la muerte de Maurice”.

La muerte de Maurice Gibb provocó sorpresa y tristeza a nivel mundial. Gibb murió en un domingo ,12 de enero del años 2003, tras sufrir un infarto antes de una operación a la que iba a ser sometido por una obstrucción intestinal, cuando su esposa Yvonne y sus dos hijos, Adam y Samantha, al igual que sus dos hermanos, se encontraban junto a él.