Una estatua de los Beatles en la capital mongola de Ulaanbaatar podría estar en riesgo de destrucción , en medio de un presunto acaparamiento de tierras. Eso dicen el grupo más fuerte de fans en Mongolia. Todo por  el rápido desarrollo  que convierte a la ciudad de  grandes espacios abiertos,  en una metrópolis desordenada.

Los residentes están protestando contra los planes para construir propiedades comerciales en una zona conocida como la Plaza de los Beatles, donde un monumento en bronce de bajo relieve de la “Fab Four” conmemora la transición del satélite de la antigua Unión Soviética a la democracia e independencia en 1990.

“Durante mucho tiempo hubo historias sobre la construcción en la tierra, pero nadie quiso creerlo”, dijo Tsoggerel Uyanga, un organizador comunitario y socio principal del grupo de investigación MAD Investment Solutions.

El monumento, erigido en 2008 con donaciones de políticos, empresarios y artistas, marca el sitio donde los mongoles se reunieron para hablar sobre la música pop occidental prohibida y pronto se convirtió en una atracción turística peculiar.

El monumento quedó al descubierto en octubre del 2008 y asistieron al evento el primer Ministro de Mongolia, S.Bayar y quien se confesó seguidor del cuarteto de Liverpool desde hace 40 años. También son fans mongoleses E. Bat-Uul, miembro del Parlamento y el ministro de Relaciones Exteriores, S.Batbold.

Las figuras de Los Beatles son de bronce, mientras que alrededor de las mismas se pueden escuchar sus temas más conocidos, así como los de otros músicos de Mongolia.