Simon Napier-Bell, manager de los Yardbirds, el hombre que pagaba las sesiones en el estudio IBC de Londres, se asustó cuando vió entrar como a un bárbaro a Keith Moon, el batería de los Who. El ‘loco' Keith vestía un gorro de cosaco ruso y las más fluorescentes gafas de sol que se podían comprar en aquellos días en las ‘boutiques' de Carnaby Street, en mayo del año 1966.

Cuando se enteró Moon que su ‘hermano' John Entwistle, el bajista de los Who, había disculpado su ausencia en el estudio, Keith empezó a despotricar de los Who y de la tiranía de Pete Townshend. Dijo que su grupo ya le daba igual. Entonces, se dirigió a Jeff Beck, que había dejado a los Yardbirds, y en presencia de Jimmy Page, les convocó para que formaran un nuevo supergrupo con el que volar y presentarse en un ‘lead zeppelin'. Jimmy Page se rió, pero se quedó con la idea.

Esa noche en el estudio IBC, tenían un auténtico ‘supergrupo'. Nada menos que Jeff Beck, Jimmy Page y Keith Moon y, además, Nicky Hopkins, el pianista habitual en las sesiones de los Rolling Stones y el gran arreglista y bajista John Paul Jones, compañero de los tiempos de músico de sesión con Jimmy Page, de la época en que el guitarrista grababa ‘It's not inusual' para Tom Jones o ‘Goldfinger' para Shirley Bassey.

El bolero del zeppelin

Aquella noche, los aún llamados ‘Lead Zeppelin' hicieron una obra maestra llamada ‘Beck's bolero', basada en el ‘Bolero' de Ravel, pero volando sobre el espacio de un nuevo sonido. Fue el verdadero embrión del sonido de . Para mí siempre fue el tema con el que Jimmy Page se dio cuenta de que representaba un nuevo estilo de ‘hard rock' o lo que se llamó después, ‘heavy rock'.

Desgraciadamente, el tema no pudo publicarse hasta un año después, cuando se arreglaron los problemas contractuales y Beck era completamente libre de los Yardbirds. Apareció como cara B y pasó un tanto inadvertida. A continuación, Jeff Beck publicó su pequeña obra maestra. Era su primer álbum como The Jeff Beck Group , titulado ‘Truth', donde el cantante era nada menos que Rod Stewart, rescatado del grupo de Long John Baldry, y el bajista, Ronnie Wood , actual guitarrista de los Rolling Stones.


La autoría del bolero se la apropió Jimmy Page, aunque también había ideas de todos. Es cierto que buena parte de la creación, al iniciarse con la metodología del ‘Bolero' de Ravel era de Jimmy , pero el verdadero sonido de las guitarras del Zeppelin era de su amigo Jeff Beck. Bueno, en realidad, el primer disco de Led Zeppelin era una prolongación, una evolución del ‘Beck's bolero' inicial. Así que siempre se ha dicho que los dos primeros díscos del Jeff Beck Group, incluido el segundo ‘Beck-Ola', que llevaba en portada la manzana gigante de Magritte, fueron en realidad los dos primeros discos de Led Zeppelin. Por cierto, que a Paul McCartney le gustó tanto la portada de ‘Beck-Ola' que de esa idea tuvo la alucinación provechosa de llamar Apple, al nuevo sello discográfico de los Beatles.

Varias veces he querido malmeter torticeramente a los propios Jeff Beck y Jimmy Page durante las entrevistas que he tenido con ellos, en un intento para conocer el verdadero padre del Zeppelin . Ambos siempre me han comentado lo mismo. Son complementarios, pero no iguales. Es cierto que Jimmy Page dirigió la grabación del bolero, incluso tuvo la maravillosa idea de separar los micrófonos de la batería de Keith Moon para que sonora de aquella manera, como el futuro sonido de Led Zeppelin. Pero Jeff, su amigo de la infancia, le había dado muchas de las claves.

Jeff Beck y Jimmy Page son amigos desde que la hermana mayor de Jeff les presentara en un colegio de Surrey, donde estudiaban juntos. Tenían 15 años cuando se conocieron y ya eran dos precoces guitarristas increíbles. Jamás han perdido esa amistad y el respeto por ellos mismos.

La foto donde nació la primera portada del Zeppelin

The Jeff Beck Group tuvo un éxito increíble , incluso en América; en cambio, el pobre Jimmy Page peleaba para no morir musicalmente como un extraordinario pero ignorado profesional de sesión. Los Yardbirds estaban acabados pese al talento y al esfuerzo de Jimmy, que acababa de hacer un maravilloso álbum final de psicodelia pura, ‘Little games'. Desgraciadamente, el disco ni entró en listas en Inglaterra. Los críticos eran crueles y no querían apoyar a un grupo que había perdido primero a Eric Clapton y, luego, a su sustituto, Jeff Beck.

Jimmy se acordó entonces de Micky Most, el productor de los dos discos de Jeff Beck. Micky , que había sido cantante, sabía que necesitaba una ‘bestia' económica en su despacho. Y por eso, Micky se había hecho socio de un monstruo físico llamado Peter Grant. Micky y Peter se habían conocido en tiempos difíciles en su negocio , porque Peter había sido el portero del 2is Coffee Bar y Micky, era un camero en el mismo local. Así que Peter Grant entró en acción en el mundo de Page.

Jimmy Page tenía dinero y una enorme fuerza de voluntad, porque acababa de tocar y arreglar en clave de gospel el gran éxito de ‘With a little help from my friends' de Joe Cocker y, más importante todavía, había sido el sumo hacedor en el fabuloso ‘Hurdy gurdy man' de Donovan, producido por Micky Most. Este último tema, según la perspectiva del ingeniero de los Rolling Stones, Glyn Johns, ya sonaba indiscutiblemente a Led Zeppelin.

El mánager Peter Grant aceptó la idea de que Jimmy Page hiciera un nuevo grupo, aunque en principio aguantarían con el nombre de The New Yardbirds. Para empezar, Jimmy tenía la idea de reclutar a un cantante que le parecía fabuloso. Se llamaba Terry Reid y tenía 19 años. Aunque pasaba por ser un veterano en la música, por todo lo que había hecho, Page sólo tenía 24 años. Jimmy Page, poco después, se llevó un disgusto al conocer que Terry Reid ya había firmado un contrato como estrella en solitario. El peso del fracaso paseó por su cabeza. Terry Reid no sólo hizo una obra maestra de su primer álbum, sino que fue tan bondadoso que le recomendó a Jimmy una cantante de Birmingham tan bueno o mejor que él. Se llamaba Robert Plant.

La banda de la felicidad

None

Cuando Jimmy fue a ver a Robert, se dio cuenta que su nuevo cantante no tenía ni puñetera idea de quienes habían sido los Yardbirds. Plant tenía una cierta tendencia hacia el el folk o, como mucho, folk-rock. Nada más. Pero tuvo la osadía de recomendarle al mejor músico de sesión de toda Inglaterra, el batería perfecto para los New Yarbirds. Page había pensado en Aynsley Dunbar, sobre todo. Pero Plant le convenció de que John Bonham, su compañero en su grupo Band of Joy era el idóneo. Jimmy se quedó muerto cuando le vio tocar. Con todos los baterías que había conocido, jamás había visto a nadie atacar con esa violencia a los parches de la batería. John tocaba y se le podía oír a dos kilometros. Además, tenía un buen tiempo. John tenía 20 años y acababa de tener un hijo, Jason, futuro sucesor en el Zeppelin.

Los New Yardbirds quedaron conformados con el gran bajista y arreglista John Paul Jones, amigo de Jimmy y que había tocado en la sesiones del decisivo ‘Becks bolero'. Además, acababa de tocar y arreglar el tema de los Rolling Stones, ‘She's a rainbow'.

La primera sesión de los New Yardbirds en la que los cuatro tocaron juntos fue en pleno Soho londinense, en Chinatown, en un sótano nauseabundo de la calle Gerrad Street. Lo primero que tocaron fue ‘Train kept a rollin', la canción de Tiny Bradshaw, en el estilo que se llamaba ‘jump blues', con la personalidad de estar basada en un maravilloso ‘riff' de guitarra. Era una canción que ya había tocado Page en los Yardbirds. Cuando terminaron se miraron con toda la inteligencia de la sorpresa. No se dijeron nada. Sabían los cuatro que aquel era un tren sobre las vías del éxito. Mejor dicho, más que un tren en camino, era el despegue del Zeppelin.

El mánager Peter Grant les consiguió los primeros bolos con ese nombre de los nuevos Yardbirds , hasta que en octubre de 1968, Jimmy se acordó del loco Keith Moon y decidió proponer el nuevo nombre: Led Zeppelin. Y así acabar con un nombre que no le había dado mucha suerte. Con él ya tocaron en algunas ciudades escandinavas.

36 horas

Page estaba tan seguro del sonido, el estilo que quería, sacado de sus propias entrañas de y las de su amigo Jeff Beck, que se gastó las 17.000 libras que le costaron las 36 horas de estudio en los famosos Olympic Studios, la casa madre de los Stones y con el gran Glyn Johns a los mandos. Increíble. Sólo 36 horas para ese maravilloso debut de Led Zeppelin.

En esa época se grababa con el grupo tocando al mismo tiempo. Jimmy Page les había hecho ensayar mucho en todos los temas, siempre teniendo como referencia el ‘You shook me', de Muddy Waters, que ya había grabado Jeff Beck unos cuantos meses antes. Incluso el ‘zeppelin' John Paul Jones había tocado el organo y algunas líneas del bajo en la versión de Beck. En el de Led Zeppelin, Jimmy Page ejerció la labor de un increíble productor de sonido, con la gracia de los ‘delays' de Johns y el super eco de la EMT.

Jeff Beck le acusó de robarle el sonido de ‘Truth', pero, con el tiempo, la acusación está absolutamente superada. En aquellos tiempos, invertir en la grabación de un disco sin tener compañía discográfica era un salto al vacío. Pero el aventurero Jimmy Page estaba seguro de lo que hacía. Además, siempre pensó que en elpeor de los casos le quedaría la salida de músico de sesión. Peter Grant, que luego se haría multimillonario como mánager del grupo, jamás quiso involucrarse en los gastos de grabación del grupo. Ni en la producción de los discos posteriores.

Hasta como ejecutivo, Jimmy Page había aprendido. Se acordó de que conocía bastante bien a Jerry Wexler, el director artístico de Atlantic Records. Page había sido un gran admirador del productor Bert Berns y éste se lo había presentado a Wexler, incluso todos estuvieron en un yate, en Miami. Sólo faltaba la firma del ‘jefe' de Atlantic, el gran Ahmet Ertegun, pero, cuando este oyó el disco, se quedó absolutamente impresionado. Así que el bueno de Peter Grant le sacó un contrato con 200 dólares de adelanto y el absoluto control artístico de Led Zeppelin por parte de Jimmy Page. Además, en Atlantic se estaban haciendo ricos, muy ricos con las ventas de los discos de los Cream, el grupo de Eric Clapton, el primer guitarrista de los Yardbirds.

El acuerdo discográfico se dio a conocer a finales de noviembre del año 1968. Pero el primer disco de Led Zeppelin no apareció hasta el 12 de enero de 1969. Sencillamente, me quedé patidifuso cuando lo escuché la primera vez. Nadie,nadie absolutamente, nadie había grabado un disco de rock tan intenso, tan profundo como ese debut. Hasta me gustaba la portada. Un foto vieja, en blanco y negro, que Jimmy Page había tomado del incendio del Zeppelin más grande de todas la historia, el ‘Hindenburg', a su llegada a Nueva York.y en parte posterior, una foto del grupo, tomada por Chris Dreja,otro de los guitarristas de los Yardbirds.

Como dice el tema ‘How many more times' de este primer Zeppelin: ‘Te daré todo lo que tengo para dar. Anillos de perlas y todo'. Eso es lo que hicieron Led Zeppelin en su primer vuelo hacia la galaxia del rock.