¿QUIEN ES ESTE SEÑOR?

Pues, aunque no lo parezca, se trata del “crooner” por excelencia, Engelbert Humperdinck, que desde que no le salíó bien su aparición en Eurovisión, se ha puesto a comer y beber para cuidar penas.