¿QUIEN MIENTE EN LOS STROKES?

Este es el complicado "sexto" Stroke, el manager Ryan Gentles, que ha dividido al grupo.

Las fuentes de Albert Hammond Jr. decían que los Strokes terminaban un nuevo álbum, el quinto, en los estudios Electric Ladyland con Gus Oberg, el productor favorito de Hammond.

Pocas horas después,  Ryan Gentles, impresentable, el más que irascible, irresponsable y por no decir otra cosa   manager del grupo, el que se dice el mismo que es el sexto “stroke”,  llamaba a la imposible web Pitchwork, la biblia de los indies acomplejados, para desmentir la noticia de que los Strokes estén grabando un álbum.

Pero tiraba la pieda y escondía la mano. Sin aclarar absolutamente más. Dada su personalidad, no da para más.

Está claro que alguien miente. ¿Por qué no llamó Gentles a Billboard, que ha sido  el principal amplificador de la noticia que recogían cientos de medios que dieron la noticia de Hammond Jr.? Hubiera sido más fácil rectificar quien ha dado la noticia. Pero no. Todo parece indicar que Gentles se ha postulado a favor de Casablancas y enemigo de Hammond Jr.

Uno que es amigo pesonal de Albert, al que conocí en su casa de su padre, en Tarzana, cuando él era un niño, en 1981, sabe que las relaciones entre Julian y él son cada vez más difíciles. Vamos, no existen.

Puede que finalmente Albert Hammond Jr. quiera meter sus temas para el álbum de los Strokes y Julián Casablancas esté haciendo otros por su lado.  Pero Casablancas, musicalmente, es casi nada. Música no sabe. Ni tocar un sólo instrumento. Puede que Hammond Jr. sólo esté haciendo su segundo álbum en solitario.

Es que me da igual. Lo siento por Hammond, por la amistad. Los Strokes no me importan tanto. Quiero que lo sepais. Y hay fanáticos del grupo que no se representan y que vuelven a insultar a esta página. Este país está lleno de fanáticos. Así nos va.

Pero quien no ayuda es el increíble Ryan Gentles, un hombre muy odiado por todas las filiales de RCA repartidas por el mundo. El sólito va a hundir al grupo, con este tipo de noticias y desmentidos.

Además, esta es la quinta bala y la última. Los Strokes acaban contrato con este álbum.

De todas formas, si separan tampoco íbamos a perder mucho, dada la pobre calidad de los dos últimos álbumes.