A pesar de la preparación de su gira mundial, la promoción de su nuevo album, que todavía no tiene ni nombre ni portada fija, visita constantemente el Kabbalah de Nueva York. Se ha olvidado de Londres como base de sus operaciones.