Tal día como hoy de 1973, se puso a la venta el primer single de Queen, “Keep Yourself Alive”, una gran canción que hubiera merecido mejor suerte. Ni siquiera se clasificó en las listas.