A la tercera canción de su aparición en Londres, Stuart Goddard, el viejo se cayó ante el gran susto de las dos mil quinientas personas que fueron a verle. Adam Ant ha tenido toda clase de problemas físicos y mentales.