Portada del segundo single del segundo album

El segundo single del segundo álbum de Lady Gaga se ha filtrado en la red de una manera escandalosa.

Desde hace una semana, los más espabilados y los acérrimos del esperpento del pop, ya gozan de la canción ‘Judas' -¡que perversión!, casi me da la risa-, que creen que van a salvar el extraño efecto que ha causado ‘Born this way'.

Una canción con la que Lady Gaga creía que había descubierto la música. Patético.

Naturalmente, ‘Judas' es peor canción todavía. Empieza como un tema de proporciones gigantescas  y se convierte en una payasada de tercera división de música disco. Judas, judas, Judas, como si fuera una chica muy mala que va en contra de la iglesia… Es incrible. Todo lo que aparece en internet es falso o casi. Sólo la verdad está en iTunes, como el oráculo. Un single caro, a 1 euro y 29 centimos.

Siempre me quedaba la duda de que como estudiante de música, con buena tecnica pianista, Lady Gaga fuera algo más que una payasa. No, ya no hay Euda. es un producto típico de esta sociedad de Paris Hilton; Pérez Hilton, Belén Esteban y demás esperpentos.

Siempre el segundo álbum se convierte en la autentica prueba de fuego del talento de los artistas. En el primero se tienen todas las ideas, muchas canciones escritas. Un éxito tan descomunal no te deja tiempo para componer, para reflexionar, para demostrar un talento. En fín, el  típico caso del ídolo de pies de barro. Al tiempo.

Este el tema mediocre, sin imaginación, como si fuera un tema de discoteca de tercera división.