them-crooked-vultures-001Cuando he terminado de escuchar el álbum de debut de , que intentan  ser el gran supergrupo del siglo XXI, tenía muy a la mano el tercer álbum de , que no es precisamente la gran obra maestra de y compañía. Se me ha ocurrido escuchar específicamente ‘Since I´ve been loving you’.

Instantáneamente, me he quedado perplejo. El disco de Them Crooked Vultures ya no sólo es que está peor tocado e intoxicado con ideas no muy brillantes, lo increíble es que suena bastante peor.

He pensado inmediatamente en la puñetera compresión digital y en puñetero Pro- tools, que siempre he dicho que es una mierda comparado con un 24 pistas Studer y grabando en  una buena cinta analógica de dos pulgadas. Pero es que además, la batería de John Bonham y el Hammond de John Paul Jones forman de una manera muy especial. Y, luego, están los planos de la mezcla. Glynn Johns era un genio.

[ad#adsense-250×250]Y, entonces, me he dicho, qué díficil es ser Led Zeppelin o algo parecido. No, no estoy cargandome de un plumazo el álbum de Josh Homme y , pero está constatado que no son ni Bonham ni Page. Además, ¿donde está Robert Plant?. Una cosa es querer sonar como Led Zeppelin y otra parecerlo.

Hay otras cosas interesantes del guitarrista de Queen of the Stone Age, como el tema ‘Mind eraser’ y, desde luego, no es el rock caduco de Chickenfoot. Pero ese sonido, ese sonido de los viejos Zeppelin, te obsesiona, te deja aniquilado si se compara con.. ¿que?.

Abajo, el tema estrella ‘New Fang’.
[ad#tradedoubler-468×60]