Una irreconocible Joni Mitchell, en silla de ruedas y con esa extraña enfermedad que se la come día a día. Maldita crueldad. Joni tiene 73 años.