El nuevo capítulo  y las noticias de Tron, de la fábrica Disney, son  un puro desastre. Disney ya sólo vive de los recuerdos y de lo que Pixar les salva el cuello.

El esperpento con la película Tron, con continuos  retrasos, con indecisiones y con muchas lacras, es un vaticinio de que lo que han hecho es un puro desastre.

El primer  Tron se convirtió en un fracaso comercial de enormes consecuencias, a pesar de que era una pequeña obra maestra en 1982, con un guión super adelantado a su tiempo. Jeff Bridges era el protagonista.

He visto la película hace poco. No sufre demasiado el paso del tiempo, casi 30 años.

Lo que es una maravilla, uno se queda perplejo, un trabajo increíble, es la banda sonora. Construida por sus sintetizadores analógicos del genio llamado Wendy Carlos, antes de su operación de sexo, el increíble Walter Carlos, el hombre que revolucionó la música clásica con los sintetizadores y el autor de la banda sonora increíble de Clockwork Orange de Kubrick.

Lo que sabemos de la banda sonora de , que son los autores de esta nueva versión de Tron, es que les echaron abajo todo lo que hicieron en un principio. Un  ejecutivo de Disney dijo del trabajo del duo francés, que era basura tecnológica, como porquería de discoteca de pueblo. Y eso que eran enchufados de Disney, porque en sus comienzos trabajaban en Eurodisney de Paris, como músicos del Parque.

Así que las cosas no están muy bien para Daft Punk, que por fín han terminado la pesadilla. En Disney tienen toda clase de dudas. No están nada contentos. Pero es que con la película tampoco. Pero ya veremos. Ojalá los augurios sólo sean prácticas de malos rumores.

En cualquier caso, lo poco que  conocemos del trabajo de Daft Punk es para tirarse de los pelos. Tampoco es que  me hayan gustado mucho. Era un tecno un tanto limitado, por no decir otra cosa. Les salvaban los videos de Michael Gondry, que hubiera sido el cineasta perfecto para esta vuelta de Tron.

Abajo, lo que hay de Daft Punk para la película.