El gran anti-americano se hizo fotos con todo el mundo en la Casa Blanca, hasta con Diana Ross, que no pasa por sus mejores momentos.