Con el libro  PLASTICOS Y DECIBELIOS  agotado y muy difícil de conseguir, varios lectores nos han pedido volver a conocer el prólogo que Chris Martín escribió para el libro. Es este:

A JULIAN RUIZ

Hay un refrán en mi tierra que dice que no se debe juzgar un libro por su cubierta. Es difícil de llevar a la práctica. Y estoy seguro de que a más de uno que tuvo ayer este libro entre sus manos, no le gustó el diseño y lo volvió a dejar en la estantería. Por supuesto, ellos se han perdido lo que ustedes están disfrutando ahora.

Aprendí esta lección cuando estuve en Madrid durante el verano de 2002. Estaba sentado en un hotel, hablando con un montón de agradables periodistas sobre nuestro nuevo disco, cuando desde el otro lado de la habitación, apareció el hombre más extraordinariamente que había visto en mi vida. Nunca había visto a alguien vestido de manera tan extravagante. Me pareció un personaje de la película “Charly y la Fábrica de Chocolate”. “Este hombre”, me dije a mí mismo, “está completamente loco. Debo evitarlo a toda costa. No puedo ser amigo de  alguien que se viste  con un un traje morado”.

Unos cuantos meses más tarde me dijeron que tenía una entrevista con el comentarista musical más destacado de España. Así que dejé de pensar en el loco que estaba viendo en la esquina y empecé a preparar la entrevista. Entonces, ese loco de la esquina empezó a caminar hacia mí. “Mierda”, pensé. Entonces conocí a Julián Ruiz.

Ahora, mientras escribo estas líneas a 8.000 metros de altura sobre Boston, cuatro años más tarde, puedo manifestar con alegría que estoy orgulloso de conocer a Julián. Es uno de los hombres más divertidos que he conocido en mi vida. Es elegante, encantador y gracioso. Debo reconocer que tenía una opinión de él muy equivocada, antes de conocerle.

Julián posee unos conocimientos sobre música y músicos que no tienen parangón. Me ha descubierto cosas sobre Bob Dylan, me ha contado historias de U2, me ha educado sobre el Ché Guevara y me ha abierto los ojos sobre  Arcade Fire. Ha presentado a mi banda Coldplay en concierto y nos ha entrevistado en los tejados de Madrid. Me ha contado lo que cree que es extraordinario y lo que opina que es terrible. (¡Eso no se lo puedo contar!) Me ha hecho reír y me ha dado confianza para realizar mi trabajo con orgullo. Se ha sentado a hablar conmigo durante horas y he disfrutado cada una de ellas.

Julián es para mí como un gran libro; una enciclopedia, un cómic, un libro de historia y una biografía. Todo en uno. ¡Incluso he aprendido a apreciar cómo se viste!

De Chris Martin, con mis mejores deseos.