El gran Liam Howlett, en Budapest, en un reciente concierto (AEEDH7MHR3KB)

Liam Howlett acaba de comentar que el nuevo álbum de The Prodigy está prácticamente terminado. El nombre es curioso e irritante: “How to steal a jet fighter”. El líder indiscutible de The Prodigy asegura que el nuevo álbum será más “heavy” y oscuro que el anterior “Invaders must die”, donde Liam cree que había excesiva complacencia al mundo de las fiestas “party”. Los temas no podían ser tan evidentes. Es verdad. El grupo siempre me ha gustado por su aspecto brutal, en el modo de programar de Liam Howlett que revolucionó absolutamente la lógica de la música electrónica. Los samplings mezclados, con sonidos agrios de sintetizadores,  hacían estragos.

The Prodigy son cabeza de cartel en el Festival Dowload este verano , junto con Black Sabbath y Metallica. Howlett asegura que ellos también son “heavys” en la electrónica. De momento, pasean su música por una curiosa gira en la Europa del este, que concluirá naturalmente en Rusia. Este será el séptimo álbum de The Prodigy. Los tres primeros son de obligado recomendación. Y una lección absoluta de como se puede ser revolucionario a la hora de programar música electrónica.