Fantástica foto de Mondino para la portada de su “Lovesexy” de 1988

Es posible que , a VECES, SE COMPORTARA  como  un pérfido estúpido, con algunas de sus ideas  extrañas sobre la música.

Pero, por una vez, interpuso una polémica que realmente es muy interesante y que prueba una vez más la indefensión de los creadores de música.

Prince decía que no le gusta nada que hicieran  versiones de sus canciones.

Creía que la gente estaba convencida de que escribió personalmente  ‘Nothing compares to you' para Sinead O´Connor o ‘I Feel for you' para Chaka Khan . Y  eso es  falso, muy falso.

Es más,  Prince siempre ha dicho que no le gustaban ninguna de las dos versiones y que las hubiera prohibido,  de no mediar argumentos legales.

No parecía estar tan en contra de la versión que hizo Tom Jones de ‘Kiss'. Soberbia versión. Pero tampoco le gusta el tigre de Gales se atreviera con ella.

Y, ahora, el contenido de aquella protesta. Aseguraba  que tendría que haber una nueva legislación para que los autores fueron ellos personalmente los que aplaudieran o prohibieran los permisos para las  versiones de sus canciones.

Incluso hizo  un simil con los libros. Nadie puede copiar un libro, pero si una canción, sin pedir permiso. Eso es lo que ampara la actual legislación de autoría musical . A  mí también me parece un disparate.

Pero dentro de la recarga miserable de esta sociedad,  si quieres grabar una versión de Grease, de El Fantasma de la Opera de cualquier musical, como eso está considerado “obra mayor” si se tiene que pedir el correspondiente permiso si quieres cantar alguna de esas canciones del musical.

Estúpido e injusto.  Prince,  en el caso de las versiones, tenía parte de  razón. Debería existir una nueva legislación. Prince podía  prohibir a YouTube mostrar sus videos. Sin embargo, no tenía  derecho a prohibir su canción cantada por Sinead O´Connor. Es amoral lo que ocurre.