IMG_8748

ha firmado un nuevo contrato con Kobalt Music Group para comercializar y distribuir su futuro trabajo pero sin ceder el control sobre sus derechos. Eso dice el abogado de Prince, pero ya veremos.

Prince vuelve a las andadas, a depender de una compañía de distribución discográfica.

El anunció llegó unas horas después de que Prince, de 54 años, recibiera  el premio Billboard Icon (por su trayectoria) e interpretara en la gala de los premios Billboard de la Música una versión de su “Let’s Go Crazy”, vestido con unos pantalones verde eléctrico y con un peinado a lo afro.

Kobalt, que también es una discográfica de música independiente a nivel mundial, ya puso en marcha una filial en 2012, permitiendo a los artistas mantener la propiedad de su trabajo y el control sobre cuándo, cómo y dónde estrenarán su música. Más o menos.

Las discográficas tradicionales a menudo se quedan con toda o una parte de la propiedad sobre el material de los artistas y a menudo les dictan la forma de utilizarlo, un punto de fricción cada vez más importante en una industria en la que la música digital puede estar disponible de manera inmediata.

“Esta nueva aventura da a Prince la flexibilidad y libertad que siempre busca en un socio”, dijo el presidente de Kobalt, Richard Sanders, en un comunicado.

El cantante ganador de varios premios Grammy también proporcionará nuevos discos de nuevos artistas que Kobalt comercializará y distribuirá.

El empresario sueco Willard Ahdritz creó Kobalt en el año 2000 y entre sus publicaciones se encuentran algunas del ex Beatle Paul McCartney, la cantante islandesa Bjork y Eddie Vedder de Pearl Jam.

Tanta libertad nos abruma. Siempre hay que dudar.