Cuando se cumplen casi dos años y medio de la muerte de por una sobredosis, sus familiares presentaron una demanda contra un médico que le prescribía medicamentos contra el dolor, informó el viernes el diario “Startribune” de Minniapolis.

La familia acusa a Michael Schulenberg de haber fracasado a la hora de tratar la adicción a los medicamentos de Prince, de no haber hecho un diagnóstico adecuado ni tomado medidas para evitar el terrible final que traería esa adicción, señalan las actas de la demanda citada por el periódico. En su opinión, todo eso contribuyó de manera clara a la muerte del genio.

Según la investigación de la Fiscalía, el músico pensaba que estaba tomando hidrocodona (vicodina) pero en vez de ello tomó pastillas falsas que contenían fentanilo, una sustancia considerada entre 30 y 50 veces más potente que la heroína y entre 50 y 100 veces más que la morfina. En abril pasado los fiscales cerraron la investigación sin presentar acusación por falta de pruebas.

Schulenberg, que trataba a Prince poco antes de su muerte, llegó a un acuerdo con el Gobierno para pagar una multa de 30.000 dólares (24.000 euros) en un proceso civil en torno al medicamento Percocet, una combinación de paracetamol con el opioide oxicodona. Schulenberg recetó de forma ilegal esta droga a Kirk Johnson, ex batería de Prince que actuaba como guardaespaldas y era un estrecho amigo del artista.