Escucho y escucho el nuevo, el décimo álbum de los galeses Manic Street Preachers y no dejo de sorprenderme. Con ellos nunca se pierde la capacidad de sorpresa.

Hay por lo menos seis temas maravillosos. Dos de ellos ya están en la lista de favoritos. Pero es la solvencia, la calidad de los temas, la instrumentación, esos arreglos.

No podemos nunca perder la fe, la fuerza del pop-rock, mientras existan grupos como este. Maravilloso álbum. Uno de los grandes del año.

Me dicen que va a ser número uno, el álbum más vendido de Europa esta misma semana, por encima de ese lamentable engendro de la Motown que ha hecho Phil Collins, que lo mismo dice que está sordo como no lo está.

También se ha desvelado el misterio de la razón por la que el maravilloso actor Tim Roth aparece con esa extraña foto realizada con polaroid, cuando era joven, en la portada del álbum del grupo galés.

Curiosamente, el otro día ví la película  The Hit, de Stephen Frears , rodada en España, en la que Tim hacía de gangster amateur, con música de Paco de Lucía, aunque el tema de los créditos era de Eric Clapton.

Extraña y curiosa película, en la que Tim Roth ya apuntaba como enorme actor.

James Dean Bradfield dice que era fan de Tim Roth desde los quince años. Y Nick Wire asegura que que les impresionó la foto, la fuerza de Tim. No lo conocían personalmente, pero él ha dado el permiso para que sea la portada del álbum de Manic Street Preachers. Por esta foto, incluso cambiaron el título del álbum, que se iba a llamar en realidad The end of love, como su enorme canción,con la que se abre este sensacional álbum.

Abajo, el grupo en diecto con el tema de ‘The end of love'.