La exibición en Graceland de las cosas de Lisa Marie Presley  con su padre era el preludio del nuevo y tercer álbum de la hija de Elvis, titulado “Storm and Grace”, producido por el inevitable  T. Bone Burnett.