LOS PORROS EN EL MUNDO DE LA MUSICA

Un último  informe médico detecta graves problemas testículares si se consume mucha marihuana. Pero no se puede buscar relación en el pop. Los “rastas” profesan una conducta nazarena. No beben alcohol y nunca mendigan o roban. Pero son capaces de fumarse un cuartos de kilo de la profusa hierba jamaicana. no tardaba ni un minuto en liar un canuto. Le llamaba “kaya”. Y me decía que era como “hierba sacramental”, con lo que me partía de la  risa.

Pero poco, comparado con aquella noche,  metido en su autobús, apostado muy cerca de la plaza de toros de Ibiza, cuando  le empezó a decir al promotor de Island, mi amigo Carlos Juan Casado:

”De verdad, Carlos, que no se van a escapar los toros cuando salgamos a actuar?”

Nos duró la risa tonta al menos cinco minutos. Marley no muríó de cancer de testículos, pero si de pulmón, porque liaba mucha “kaya”.

Porros, porros hemos fumado muchos. Recuerdo a comienzos de los años setenta, fumar con Miguel Ríos paseando, tan tranquilos, por la Gran Vía madrileña. Antes de morir Franco no se detectaba mucho, nada de nada. Aunque no mucho tiempo después, metieron a Miguel en la carcel porque le pillaron con “maría”.

De mis primeras entrevistas con Paul Mc Cartney recuerdo los pequeños “porritos” que se hacía . Nada que ver con los “kayas” de Marley. Era comparar balas con torpedos. Y también a Paul le costó el disgusto de pasarse una semana en una cárcel de Tokyo, al pillarle la sustancia al llegar al aeropuerto de Narita.

LOS PORROS EN EL MUNDO DE LA MUSICA

Dicen que Yoko le denunció a conciencia, porque tenía ella un sobrino en aduanas japonesas. Nunca se ha probado, pero no me extrañaría. Paul anunció que ha dejado de fumar porritos hace unas pocas semanas. Dice ahora que no tiene ningún sentido

Pero nadie como Cheech and Chong, poetas, músicos, cineastas y los máximos profetas del porro desde que hicieron su primera gran película, en 1978, Up in Smoke, en España  titulada , “Como humo se va”. Conocí a Cheech, Cheech Marin, que hacía de Pedro de Pacas.

Siempre decía que un buen porro era bastante más gratificante que una “pelada de amor”. Cheech and Chong  han estado haciendo más o menos ocho películas sobre los porros,  hasta Far Out Man en 1992 y, ahora, se han vuelto a reunir.

Grandes fumadores de porros que he conocido en música han sido Phil Collins, el ya desaparecido Rick Wright de Pink Floyd-”Dark side of the moon” es la el album favorito de los porreros- , Roger Daltrey de los Who, hasta Jean Michel Jarre, aunque se suponga que fueran “electrónicos”.

LOS PORROS EN EL MUNDO DE LA MUSICA

Nada extraño desde que el abuelo Dylan escribió en los sesenta “todo el mundo debería estar puesto” , como cantaba en el estribillo de “Rainy day Woman # 12 and 35”. Monsieur Dylan ahora ya no fuma porros .

Prefiere el “cialis” para estar  “puesto”con su nueva novia portorriqueña. No creo que los porros le haya hecho mucho daño y menos provocarle un cancer en los testículos, porque en “Early roman kings”, una de las canciones de su nuevo album “Tempest” , canta que “My bell still ring” . Es decir , que todavía le suena la “campana”.