POR PRIMERA VEZ, SE IMPONEN LOS “FONDOS DE CATÁLOGO” A LAS NOVEDADES

 

 

POR PRIMERA VEZ, SE IMPONEN LOS “FONDOS DE CATÁLOGO” A LAS NOVEDADES

Nunca había sido así, parece una locura, pero los discos “viejos” han superado en ventas a los discos “nuevos” por primera vez en la historia de la música pop. Así ha sucedido en los últimos 6 meses en Estados Unidos.

El criterio para clasificar un disco como “viejo” es que el disco en cuestión tenga una antigüedad de más de 18 meses. Que haya sido editado antes de ese periodo de tiempo. Todos los de menos de año y medio, por tanto, son “nuevos”.

Según este criterio, en los últimos 6 meses,  los discos viejos han vendido 76, 6 millones de copias y los nuevos algo menos, 73,9 millones.

Según los analistas de listas de éxitos, Nielsen, entre los discos viejos los más vendidos han sido los “Greatest Hits” de Guns N´Roses, y discos de Whitney Houston. Por lo que respecta a los nuevos el “campeón” ya desde hace mucho tiempo es ‘21’ de .

David Bakula, analista de Nielsen, ha asegurado que la razón de este cambio radica en la política de los sellos discográficos de reeditar su fondo de catálogo (su histórico) a precios muy bajos, muy asequibles para el bolsillo de cualquiera.

Además de que las habituales  “series medias” han bajado de precio, en ocasiones hay verdaderas gangas. Cds por apenas 4 o 5 euros. En estos tiempos de crisis que afectan a la gran mayoría de la población, mucha a gente prefiere comprar estos discos, que son buenos y  además baratos.

“Verdaderamente pienso que es probable que haya aparecido un tipo nuevo de consumidor que no compraba discos en el pasado”, ha manifestado.

También hay que tener el cuenta el contraste, la perspectiva que le dan los años a estos discos. Muchos de ellos son caballos ganadores.

Como decía Ian Hunter en su canción de 1980, dedicada a Elvis y grabada el día que asesinaron a John Lennon, ‘Old Records Never Die’.

En los primeros seis meses de 2012 las ventas de discos en Gran Bretaña ha caído en siete millones de copias con respecto a 2011. Sin embargo las ventas digitales han subido un 17%.

 

 

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
9 Comentarios
  1. Isaac dice

    No me extraña. Si tienes 18 o 19 años, empiezas a hacer tu colección de música, recursos limitados y un mínimo sentido musical ¿que te vas a comprar a Katy Perry por 15 euros o el recopilatorio de Guns’n’ Roses por 5 euros?

    No hay color.

  2. antoniof dice

    También puede que entren en ese baremo las nuevas ediciones de «discos viejos», las box set carisimas, ediciones de luxe… De todas formas yo esto lo veo más que lógico, dado que el fondo de catálogo del denominado rock es cosa del pasado. Cualquiera puede ver que solo quedan algunos grandes sacando discos medianos. Nada es para siempre.

  3. Mr.Rific dice

    Actualmente se hace buena música, pero en lo relativo al mainstream, radiofórmulas, etc… casi sólo se emite basura.
    Hace años también habia basura pero en su difusión convivía con cosas de mucha calidad.
    Es lógico que con el paso de los años lo que resulte ser «auténticamente bueno» perdure y se siga vendiendo.
    Y si un «Appetite for destruction», «Josua Tree», «Dark Side of the Moon», etc, a día de hoy despacha más copias que Antonio Orozco, David Guetta o Tokyo Hotel… aún mantendré la esperanza en la raza humana

  4. Pablo dice

    A mi lo que me parece verdaderamente fascinante es la cantidad de discos de los 70 y 80, y en mucha menor medida de los 90 que figuran en las series medias, son su columna vertebral. ¿Será casualidad? ¿Puede ser que la música que se escuchaba en las radios comerciales generalistas entonces fuera de mejor calidad que la de hoy?

    Yo dudo que la gente joven hoy en día se compre CDs ni a cuatro euros, si no tienen ni un chavo!!, y menos de músicos de hace 25 o 30 años, algunos habrá por supuesto pero serán minoría, sin duda. Lo que sucede es que hay toda una generación que va de los 35 para arriba que está habituada a la compra de CDs y que todavía tienen una cierta estabilidad laboral y un cierto poder adquisitivo.

    Toda esa gente, entre la que me incluyo, vivimos una gran época musicalmente hablando en los 80, por ejemplo (también los de los 70, por supuesto). Vale, no era tan libre como hoy en día en la que cualquiera puede ser músico y vender su producto online o publicar sus temas en Bandcamp, Soundcloud o similares. No obstante, la radio era más libre y un tipo de cincuenta años podía llegar a número 1 sin problemas en Los 40 Principales (gente como Tina Turner, Status Quo, etc.). Hoy la radio (me refiero a la comercial), está maniatada por los intereses comerciales, de hecho el grueso del programa es la publicidad y en las pausas programan música. A esas marcas que pagan no les interesa una música para un determinado grupo de edad (más mayor), sino para gente joven con ganas de fiesta, de baile, de sexo, en fin, es una radio alienante y con sonido uniformizado (Beyoncés, Katy Perrys, Lady Gagas, JLOs, Rihannas, etc., suenan a lo mismo y todas compiten en el mismo cenagal).

    Toda esta contaminación acústica llena de triunfitos y artistas de medio pelo cuyas carreras no durarán más de un cuarto de hora, supone un divertimento pasajero, la moda del momento y poco más, no es música que vaya a perdurar. Hay gente que se está dando cuenta de esa música anodina y con fecha de caducidad que nos intentan vender y vuelve a los clásicos, a discos de su infancia, o se acuerda de los que ponían sus hermanos mayores e intentan recuperarlos como una parte de su memoria. En este sentido es normal que se vendan discos de fondo de catálogo y es un hecho que hay una proliferación de recopilatorios de todos esos artistas que se reeditan constantemente y que muchos sellos aprovechan a reeditar cada vez que un determinado artista ya fuera del hábitat de las radios está de gira por Estados Unidos, Reino Unido u otros países (a España ni la cuento).

    Visto el panorama de hoy en día, me parece increíble que en los 80 llegaran a número 1 artistas como Sting, Dire Straits, Bruce Springsteen, U2, y decenas más de buenos músicos, gente que no eran los títeres de Stock Aitken y Waterman, pero que al igual que estos (os acordáis, Rick Astley, Jason Donovan, Bananarama, Kylie Minogue, etc.), también podían llegar al número 1 y ser famosos y conseguir éxito y reconocimiento internacional. Eso hoy es imposible. Vivimos en una época de culto a la «celebrity», que ya puede ser actriz/actor, cantante, modelo, futbolista, da igual, interesa lo accesorio de sus carreras y de sus vidas, no su trabajo.

    A veces me pregunto ¿qué música del actual mainstream va a constituir un sólido fondo de catálogo dentro de diez, quince o veinte años? Lo peor es que existe todo un mundo de música de calidad (como la de la lista de Plásticos y Decibelios), que debería ser la que figurara en las listas, y que el público en general virtualmente desconoce totalmente. En fin, una pena.

  5. francisko dice

    muy bonito

  6. tatiana dice

    yo creo que se venden más discos «viejos», porque los jóvenes no compran discos, se los descargan sin comprarlos, no todo el mundo evidentemente.Creo que no ha sido tanto una subida de los discos viejos (no creo que el GH de guns and roses haya vendido 10 millones en USA, por poner un ejemplo), como que los nuevos no los pagan

  7. os dice

    en cualquier caso estamos asistiendo al final de una era.

  8. Emilio dice

    yo personalmente hace tiempo que solo compras ofertas de 4 a 9 euros, maravillas como el catalogo de los stones de los 70 o paul simon,motown
    con un sonido muy bueno que no admite comparacion a escucharlo en el ipod
    en fin me compraria discos indies o de la lista de pyd si el precio fuese mas razonable, pero 20 euros….si supiese que me iba a encontrar con un ziggy stardust…por cierto que inadvertido ha pasado el 40 aniversario..la reedicion en vinilo merece la pena por 20 euros trae el dvd, vinilo y cd con un sonido mucho mejor que anteriores reediciones, lo recomiendo

  9. Ernesto dice

    Me gusta leer este blog por la inestimable calidad de los artículos de Julian y su equipo, pero artículos como el de Pablo hacen que también merezca la pena leer los comentarios.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.