LEFT TO RIGHT:  Black Francis, David Lovering, Joey Santiago

A pesar de las llamadas al boicot, Pixies y tienen fechas para tocar en Israel.

Durante muchos años los boicots han sido una táctica de presión política defendida por los más acérrimos detractores de las políticas de Israel hacia los palestinos. El debate se ha intensificado con la convocatoria este mes de la American Studies Assn, un grupo nacional de más de 5.000 educadores norteamericanos, que insta a un boicot académico de conferencias y eventos patrocinados por las universidades israelíes.

En concreto es un grupo que ya ha tenido que sufrir en alguna ocasión el conflicto, que se prolonga desde hace más de 65 años, entre palestino e israelíes. En junio de 2010, el grupo tuvo que cancelar su show en una semana especialmente violenta en la que hubo un ataque israelí contra una flota de barcos tripulados por activistas turcos pro palestinos. Los activistas estaban tratando de romper el bloqueo israelí y llevar suministros a la franja de Gaza. El enfrentamiento dejó nueve activistas muertos y trajo una protesta mundial contra Israel.

Los Pixies pidieron disculpas por la cancelación del concierto con en una nota dirigida a sus fans: “acontecimientos más allá de nuestro control han conspirado en nuestra contra. Sólo nos queda esperar mejores días, en los que finalmente presentemos la tan esperada visita de los Pixies a Israel.”

El pasado mes de agosto Roger Waters de Pink Floyd hizo un llamamiento a las estrellas del rock para vetar a Israel. Les acusa de haber cometido, en contra de los palestinos, un “crimen de apartheid” y un “crimen de limpieza étnica”. Waters y la novelista americana Alice Walker trataron infurtuosamente de que Alicia Keys cancelara un concierto en Tel Aviv el pasado mes de julio.

Rihanna tocó ante 50.000 personas en un parque de Tel Aviv, y Madonna abrió su gira 2012 en Israel, en los que ella denominó de un modo oportunista ”Concierto para la Paz”.

Se espera en 2014 las visitas de Justin Timberlake y de Lady Gaga. Y posiblemente la de Beyonce, si prosperan las negociaciones, que no están siendo hasta el momento buenas.