PINK revela que no le hace tanto caso a su marido Corey Hart, que aparece como un demonio.