, en el momento mejor, cuando todavía Roger Waters no se había hecho un personaje insoportable para los demás.