Dave Gilmour siempre contó que aquel concierto de , en el Gran Canal de Venecia, en el verano de 1989, fue un puñetero desgaste. Pues, bien, aquel poster, una empresa avispada lo ha puesto en venta. Ha hecho una serie de litografías y lo cobra por ejemplar a 337 euros la galería St. Paul. ¿Se llevarán dinero también Pink Floyd?. Me lo creo.