Pink Floyd, que renovaron con Parlophone, hace poco tiempo, han caido en manos del ruso dueño de Warner Music. Esta es la versión de Shine on your crazy Diamond, en Knebworth, muy apropiada para el caso.