Wish-You-Were-Here-Pink-FloydTal día como hoy, en Inglaterra se publica el noveno álbum de , titulado Wish you were here , indiscutiblemente dedicado al fundador y ex-líder de Pink Floyd.  Han pasado exactamente, cuarenta años.

En el mes de junio de 1975, Syd Barret estuvo en la grabación del álbum.  Ante el estupor de todos, dijo que  ‘Shine on your crazy diamond”, el tema primordial de un nuevo disco de los Floyd, le parecía que sonaba “un tanto antigua”. La  pregunta era de su viejo amigo y compañero Roger Waters.

Al parecer, ese 5 de junio de 1975 fue el último día en el que los cuatro Pink Floyd pudieron ver a Syd Barrett en persona. Ese día, Dave Gilmour, su sustituto como guitarrista del grupo, le había invitado a su boda con su primera esposa, Ginger. Más tarde, ambos se fueron a Abbey Road, al estudio 3, al de arriba, donde Pink Floyd estaban grabando ‘Whish you were here', el álbum decisivo tras el sonado éxito de ‘Dark side of the moon'.

SydBarret_5dejuniode1975

Syd Barret , en 1975, en el estudio Abbey Road

Syd Barrett se sentó al fondo, detrás de la consola de grabación. Llegaron los tres y nadie lo reconoció. Estaba calvo, gordo y casi sin dientes. No podía ser el increíble y mágico Syd Barrett fundador de Pink Floyd. Nadie se acercaba, no había manera de romper el silencio hasta que Waters le preguntó qué le parecía ‘Shine on your crazy diamond'.

floyd75

Rogers siempre se había aprovechado de la locura de su viejo amigo para escribir sus ‘lunáticas' letras y no hacía más que escarbar en la propia leyenda en la que Syd se había convertido con el tiempo, como músico revolucionario y también como la primera gran víctima del LSD.

En ‘Dark side of the moon', Rogers había escrito ya ‘Brain damage' y ‘Eclipse' para agigantar la figura de Syd. Y, luego, el siguiente álbum se llamó ‘Wish you were here' y encima se atrevía a ponerle ‘Shine on your crazy diamond', porque se sabía que Syd ya no se enteraba de nada. Waters siempre ha sido siempre inteligente, cínico y perverso.
Kevin Ayers, en cambio, fue el amigo de Syd desde el colegio, el Technical College de Cambridge. El Kevin que produje me contó muchas cosas de como Syd, simplemente, quería viajar y viajar hacia esa “astronomía dominada” por su cerebro. Al más allá de la mente. Quizá por eso encontró en el LSD el instrumento interestelar. Según Kevin, Barrett se llegaba a meter cuatro viajes de LSD al día en cualquier cosa, en una cuchara, en un terrón de azúcar, por los medios más insólitos.

syd0

Pero, a cambio, la música que hacía era sumamente diferente, espacial, galáctica. Syd inventó la psicodélica en el mundo de la música. Él era la psicodelia.

Kevin pensaba que, probablemente, fichar por la EMI, con estatus de estrella y grabar con el mismísimo ingeniero de los Beatles , no fue algo que le sentara bien al galáctico Syd. Empezó a decir que era un revolucionario y que no era famoso. Y lo que es peor: que él vivía en un ‘flat' alquilado y John Lennon , en una mansión. Y que era algo absolutamente injusto.

A Norman Smith,el productor e ingeniero de los Beatles, nunca le gustó Syd porque le desconcertaba en cada una de las sesiones que él dirigía. El cerebro de Barrett iba a la velocidad de la luz y el de Norman sólo a la velocidad de un buen artesano.

Syd+Barrett

Norman incluso ha contado que el único que se mostró indiferente y contestatario con los Beatles fue el propio Barrett cuando Norman los llevó al Estudio 2 para que conocieran a las ‘majestades' de la música británica. Fue en la primavera de 1967, el día de la noche en la que los Beatles grabaron ‘Lovely Rita', del ‘Sgt. Peppers'. Roger, Nick y Rick se mostraron casi babosos con los Beatles pero Syd llegó a decir que aquella música era una mierda. Su comentario, al parecer, no llegó a oídos de Paul que era el autor de la canción.

Aquella noche, Barrett y compañía grabaron ‘El espantapájaros' de ‘The pipe at the gates of dawn'. Fue el gran comienzo de Pink Floyd , que concluía con “wish your were here”

hqdefault (12)