phoenix_band_stage_a_l

Que el grupo francés  promocione su quinto album “Bankrupt” por decir que lo han grabado en la vieja consola de sonido Harrison de los Westlake Studios, donde Michael Jackson grabó “Thriller“, más que ridículo es patético.

Para empezar, porque esa vieja Harrison 4032, que uno mismo utilizó en su versión pobre en los estudios Hispavox para Alaska y los Pegamoides,  era una una consola antidiluviana comparada con la Solid State de aquellos años o con la misma Kneeve.

Además, utilizar una mesa de sonido, ¿les va a asegurar el éxito?. No he visto tanta mediocridad en los argumentos. Ni en broma ni como anécdota.

Es demostrar que no tienen ni puñetera idea, cuando ellos siempre trabajan todo en Pro-Tools. Además, aunque pasen sus sonidos por la vieja mesa, al llegar al Pro-Tools ya no son sonidos analógicos, se han convertido en puñeteros sonidos con  compresión digital.

Los tontos contemporáneos dicen que la compraron a través d eBay, a través del dueño de los estudios, el viejo y pesado Clayton Rose. Y sólo les costó poco más de diez mil euros. Su valor en aquellos tiempos superaba los cien mil dólares.

Thomas Mars, el líder del grupo, dice que casi estuvieron a punto de llamar Alternative Thriller a su nuevo album.

Thomas Mars es el tipo pijo francés, el marido de la hija más pija Sofia Coppola, hija del gran  Francis Ford Coppola. No me extraña que digan y hagan chorradas como esta.

Aparte de que al pobre ahora le han metido en los más chic para Sofia, el “Palazzo Margherit en Bernalda, abajo de la bota, en el sur de  Italia. Es donde vive actualmente la pareja. No creo que  esté allí la consola del fantasma de Michael Jackson, aunque será de los “más ideal”.