Durante todos los años setenta, el grupo sueco Abba era una simple y estúpida horterada para todos los que amabamos la música. Nunca estuvo cualificado. Jamás. Particularmente, a mí me daban un cierto tipo de rechazo particular, porque era como los Mamas and Papas, pero en cutre. Desde luego, en su tiempo, aunque podían vender muchos días, no era definitivamente “cool”.

El mundo “gay” fuen quien entronizó a Abba. Y, sobre, todo con aquel álbum de Erasure. El retorno de Abba y el éxito de ‘Mama Mia' jamás lo entendí. Sigo sin entender la perversión por este grupo.

Acostumbrados al éxito, Benny Andersson y Bjjorn Ulvaveus han tenido a bien publicar una nueva edición de “The Visitors”, el flojísimo último álbum del grupo, al que quieren reivindicar. Incluso nos hablan de que han recuperado un tema jamás publicado anterioremente. Nos da igual.

Pero lo terrible es que lo vendan como él último y perdido álbum del grupo, cuando en realidad nunca fueron estas sesiones las últimas del grupo. Se recuerda las grabaciones de ‘You owe me', ‘Just like that' y ‘I´m the city'.

Incluso los temas ‘The day before you came' y ‘Under attack' aparecieron como singles más de un año después de “The Visitors”.

En fín, para mí, Abba es como una pesadilla que no se acaba nunca.