Una de las fotos recientes de Sinead

Se trata de una noticia inquietante. Bastante más que eso: muy preocupante. Allegados y amigo de creen en la posibilidad de que la cantante irlandesa llegue a suicidarse. Y lo malo es que no sería la primera vez. Peter Gabriel me contó la historia de una noche de la entrega de premios de la MTV, Sinead O´Connor, que en aquel tiempo era su pareja, intentó suicidarse. Gabriel me contó que tuvo que llevarla a un hospital y creyó que se moría.

A pesar de todo, Sinead trata de grabar un nuevo álbum, que se podría llamar Home. Pero tiene problemas de financiación. Y su cabeza sufre esos ataques histéricos incomprensibles, que incluso ha llegado a sorprender Donald Lunny, productor y padre del cuarto hijo de Sinead.

Pero la enfermedad bipolar que sufre la condena a unos estados pesimistas, que la arrastran indiscutiblemente al sucidio.

El último álbum de Sinead, llamado “Theology” es un ejemplo de sus problemas con la religión. Otro eslabón más en una cadena de disensiones anímicas y cerebrales.