Hoy , hace justo diez años, la justicia hizo justicia y al organista Matthew Fisher se le reconoció el cuarenta por ciento de la autoria de la música de “A whiter shade of pale”, aunque hubierda que darsela a Bach, su verdadero autor.