Es una de las más felices melodías tristes de la opera prima de Emile Sande, la única artista británica que ha vendido más de un mill´